Recupera la conexión contigo misma a través de la meditación

Actualizado: hace 19 horas



La meditación aparece en el budismo y es conocida como el corazón del bienestar ya que, durante esta actividad intelectual, en la cual se busca lograr un estado de atención centralizada en un pensamiento o sentimiento, pueden producirse notables sensaciones de plenitud y de presencia.


Según el budismo, la meditación se resume en tres puntos esenciales; traer la mente constantemente al momento presente, desapegarse de los pensamientos que van apareciendo y relajarse para abandonar posibles tensiones corporales.


Generalmente podemos pensar que meditar es realmente difícil o que alcanzar un nivel elevado de concentración durante la meditación puede ser una verdadera odisea, sin embargo, a pesar de que centrarse en uno mismo y despojarse de pensamientos que, en ocasiones, motorizan nuestras vidas, no es tarea fácil,

para realizar esta práctica no es imprescindible obtener un estado elevado de concentración. Al iniciarnos en esta metodología simplemente necesitamos encontrar un momento durante el día para disfrutar de la sensación de no tener que hacer nada.


Los principales beneficios de esta práctica son los siguientes; disminuye la ansiedad y los trastornos obsesivos, previene y reduce las conductas de la personalidad adictiva, incrementa la empatía y mejora nuestro autoconcepto de manera natural, mejora la calidad de nuestras vidas y reduce las tensiones musculares.


El mindfulness es una técnica de relajación que puede ayudarnos a conectar con el momento presente.


La encontramos dividida en dos categorías; la practica formal y la practica informal.

La primera está basada en realizar un escaneo mental de todo tu cuerpo para detectar posibles tensiones acumuladas. También es importante dedicar un espacio de tiempo para realizar esta técnica y procurar que tu entorno sea adecuado para la relajación.


El mindfulness formal consiste en ser espectadores de los pensamientos que aparecen en nuestra mente, observándolos como lo haría un espectador en una obra cinematográfica.


Concentrarse en la respiración puede ayudar a mantener la mente en calma para, posteriormente entrar en un estado de relajación consciente.


Los beneficios que ofrece este método suelen aparecer durante las primeras veces que se realiza, sin embargo, es a través de la repetición de esta práctica que se consigue un bienestar prolongado. A diferencia de la practica formal, la informal consiste en prestar atención plena en cada una de las actividades que realizamos en nuestro cotidiano. El simple hecho de caminar hacia el trabajo tomando conciencia de tu cuerpo o de saborear lentamente la comida, son prácticas de mindfulness que pueden aportarte una mayor sensación de presencia.

También podemos utilizar este método para despertar los cinco sentidos en el ámbito sexual ya que estamos acostumbrados a movernos de manera inconsciente y ocasionalmente, con el piloto automático activado.


La finalidad de esta meditación es la de identificarse con el cuerpo y desacelerar nuestro discurso mental.

Vivimos en un mundo veloz que exige cada vez más la búsqueda de alternativas para cumplir con todas las demandas familiares, laborales y personales. La atención de nuestra mente tiende a dispersarse entre el pasado y el futuro, omitiendo el momento presente que, realmente es el único plano en el cual podemos accionarnos.


La psicología retoma la meditación como un recurso que permite recuperar la serenidad de la mente del ser humano mediante técnicas ya conocidas pero planteadas de una manera sistematizada.

56 vistas0 comentarios